Premier 09/10: Así se ganan títulos en la Premier


Los ‘diablos rojos’ continuan con su empeño de no descolgarse de la estela del Chelsea. Así que con esta idea en mente se plantaron en el terreno de juego con un 4-4-2 tradicional, con las bandas para el ecuatoriano Valencia (derecha) y el eterno Giggs (izquierda, obviamente). Decir, antes de nada, que el galés hizo un partido memorable, de esos que provocan admiración hasta de sus detractores. Más cerca de los cuarenta que de los treinta, Giggs hizo una demostración de lo que debe hacer cualquier jugador que juegue en banda, dejando muchas acciones el regusto de esos extremos de antaño, que ahora se van perdiendo poco a poco. Quizá Joaquín, el jugador del Valencia, sea de los pocos extremos puros que quedan en el fútbol moderno, ya que ahora se estila el prototipo de jugador de gran calidad que, a pierna cambiada, entra en diagonal hacia el área la mayoría de las veces.

Como detalle, destacar que la pareja atacante estaba formada por Rooney en punta, con un segundo delantero que Ferguson se sacaba de la manga: Scholes. ¡Larga vida a la vieja guardia!.

En cuanto al Portsmouth de Abram Grant, poco se puede decir, salvo que son un equipo que huele a descenso. Ya no es problema de jugadores, pues tienen ciertos hombres de calidad para jugar en la Premier (además del incombustible Kanu, ya en horas bajas, como no podía ser de otra forma). Lo que quiero decir es que, en la Premier, o ganas ó estás muerto. Esto que es sin duda una obviedad como una casa, tiene su sentido, pues es un campeonato en el que los empates sirven de poco si eres un equipo de parte baja de la tabla. Así que sales a pecho descubierto a pegarte contra el United, el Chelsea o el que pase por tu campo. Y claro, así es imposible. Cuatro goles del United sin despeinarse (dos de penalti, uno de falta directa de Giggs gracias a una barrera muy mal colocada y otro de gran pase con la derecha del galés para Rooney). Punto y final. Y así, un Portsmouth muy blandito que cosecha una nueva derrota, víctima de la esencia de la propia liga en la que juegan. Una liga que no entiende de tácticas y juego cerebral, salvo en el caso de los equipos grandes, porque los pequeños simplemente juegan a sobrevivir.

1 comentario:

Julián dijo...

¡Grande Giggs! Cuando le veo jugar me da la sensación de estar todavía en la época del instituto que es cuando le ví por primera vez... Parece que el tiempo ha hecho menos mella en él que en mí, jejeje.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails