Premier 09/10: Derby en Liverpool


Derby en la ciudad de los Beatles, entre dos equipos en peculiar estado. Por un lado un irregular Liverpool que quiere agarrarse a las opciones que le quedan en la liga con uñas y dientes, tras la eliminación de la Champions. Por otro lado, un Everton que no carbura, que no atraviesa un buen momento, precisamente.

La ausencia de Torres la cubría David N’Gog, mientras que Gerrard al fin volvía al equipo. Benayoun se quedaba esta vez en el banquillo mientras que Benítez apostaba por Kuyt, Fabio Aurelio y la pareja Leiva-Mascherano que poco a poco va asentándose.

Si nos ceñimos a lo que siempre se suele decir sobre el merecimiento de la victoria en función de las ocasiones de gol y la posesión del balón, lo cierto es que el Everton mereció llevarse el choque. Sin embargo, esto del merecimiento es un arma de doble filo, pues no se puede borrar la labor del equipo rival, que juega fuera de casa y plantea un partido con la idea de contrarrestar las opciones del rival. En eso el Liverpool estuvo muy bien, tuvo la suerte del campeón, y sobretodo a Reina, que sacó una mano prodigiosa en un remate de cabeza picado sobre la misma línea de gol, para inmediatamente después poner el cuerpo y rechazar el remate de Fellaini a quién le había caído el balón, en una acción muy parecida a la de Casillas en el Pizjuán esta temporada. El jugador belga no se lo creía.

El partido se dejó llevar por las ocasiones de ambos equipos, sobretodo del Everton, con un Reina que paradójicamente estuvo inseguro en los balones aéreos y provocó alguna acción de riesgo. Sin embargo, el Liverpool abrió la lata con un gol de Mascherano, que hizo su tiro de rigor por partido desde fuera del área, con tan mala suerte para el Everton que el balón (que no iba entre los tres palos) es desviado por un central y deja al portero completamente vendido.

Un gran jarro de agua fría para el equipo local, que siguió intentando perforar la portería rival en todo momento. Y cuando, en la segunda parte, parecían revivir los fantasmas pasados de las remontadas al Liverpool, con Benayoun y Riera en el campo, llegó el segundo de los visitantes. Tras un remate de cabeza, Gerrard pugna dentro del área por un balón que consigue retrasar hacia Riera, que entraba de segunda línea. El jugador español empalmó la bola rasa y Howard hacía una gran parada a una mano, con la mala suerte de que el rechace lo empujaba Kuyt hacia adentro. Y el holandés peleón seguía haciendo crecer su nombre un día más. Por cierto, gran actuación, por el Everton, de Howard bajo palos, con varias intervenciones de mérito, sobretodo en un cabezazo a bocajarro de Insúa que encontraba la mano fuerte del meta. Y por último, recalcar que Fellaini debería haber sido expulsado por un fuerte codazo que le endosó a Leiva en un salto (me molestan mucho los jugadores que saltan de cabeza con los codos al aire, porque esto se puede evitar), y que al Everton se le anularon dos goles. Bien anulados, por cierto.

1 comentario:

Julián dijo...

El Liverpool de capa caída. Una temporada para olvidar, ¿no crees? ¿O tiene solución en lo que queda de Premier?

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails