Premier 09/10: La hora del cambio

Partido estrella de la décima jornada de la liga inglesa. En Anfield se enfrentaban un irregular Liverpool y un siempre poderoso Manchester United. El Liverpool comenzó con un 4-4-2 clásico; Pepe Reina bajo palos, con Fabio Aurelio en la banda izquierda, por delante de Insúa y con Benayoun en la derecha, por delante de Johnson. El centro de la zaga para Carragher y Agger, y el medio campo para Lucas Leiva y Mascherano. En punta de ataque la pareja Torres – Kuyt, y Gerrard viendo el partido en la grada por lesión.

El Manchester United, por su parte, no variaba el dibujo táctico, saliendo con Van der Sar, O’Shea, Ferdinand, Vidic y Evra en defensa, con centro del campo para Scholes y Carrick, bandas para Valencia y Giggs, y la dupla Berbatov – Rooney (recuperado de su reciente lesión) en punta. Ferguson y Benítez planteaban así un choque directo en todas las líneas, al más puro estilo NBA, competición en la que se fomentan los duelos individuales. De esta forma es fácil obtener los duelos clave: Mascherano vs. Scholes, Benayoun vs. Evra, Rooney vs. Carragher, Torres vs. Vidic, etc. A priori, repasando jugador por jugador, el Liverpool salía con las de perder, pero afortunadamente, el fútbol es mucho más que la pura lógica.

Sobre el campo, los dibujos tácticos se modificaban constantemente, con Torres y Kuyt cayendo a las bandas mientras Benayoun y Fabio Aurelio se internaban en diagonal hacia el área. Los de Benítez trataban por todos los medios de mantener el control del balón (ardua tarea sin un organizador del juego), mientras que el Manchester esperaba a recuperarlo para lanzarse en contraataques eléctricos, mediante los cuales se plantaban, a una velocidad pasmosa, Valencia, Carrick, Rooney, Berbatov y Giggs en el área de Reina. Gran partido de Rooney, por cierto, jugando muy bien todos los balones que le llegaban, muy metido en el partido y concentrado en llevar a cabo su tarea. Este quinteto, al que varias veces se sumaba Scholes, ha llevado verdadero peligro a la portería defendida por un Reina brillante y segurísimo.

El Liverpool metió al Manchester en su propio campo y golpeó una y otra vez, rítmicamente. Van der Sar, eterno y titánico portero, salvó varios goles cantados, en una falta de Fabio Aurelio y en un posterior remate de Kuyt. El Liverpool atacaba sin fortuna, y daba la sensación de que sería el Manchester el que abriría la lata. Quizá sería justo decir que esto lo producía la falta de visión de alguno de los jugadores de Benítez. En más de una jugada se vieron malas elecciones de pase en ataque por parte de Leiva, Benayoun o Kuyt, sobretodo. Y esto es porque muchas de esas veces, el pase no iba dirigido al principal y más demoledor recurso que tiene el conjunto de Benítez para llevarse los partidos: Torres. Cuando el orden natural de las cosas volvió a verse y sentirse en Anfield, Benayoun puso un pase en profundidad al madrileño, que aguantó el fuera de juego de manera soberbia y se lanzó hacia la portería de Van der Sar como una bala. Rio Ferdinand corría a su lado, e incluso le consiguió meter un poco el cuerpo a Torres, pero todo fue en vano. Golazo (otro más) de un Fernando Torres que me deja sin palabras, sinceramente. La forma en la que aguanta el empujón de Ferdinand sin perder el tacto con el balón, yendo en carrera vertiginosa, para luego definir con un potente disparo que deja a Van der Sar en el sitio, es de jugador de leyenda. Los halagos hacia Torres pueden resultar repetitivos por mi parte, pero es que son merecidísimos (teniendo en cuenta, además, que salía de una lesión).

La carrera que precedió al gol

Con el gol en contra, el Manchester se despertó y dominó lo que quedaba de partido, pero se chocó una y otra vez con una muralla de jugadores concentradísimos, heridos en su orgullo por cuatro derrotas consecutivas, que querían demostrar que podían ganar a cualquiera. En esas labores se aplicaron todos, desde los titubeantes Johnson e Insúa hasta el veterano Carragher, pasando por Leiva (en proceso de maduración) y Mascherano (que fue expulsado en los minutos finales por doble amarilla). Vidic, por su parte, también abandonó el terreno de juego antes de tiempo por una segunda amarilla en una falta a la desesperada sobre Kuyt. Ferguson hizo cambios para acribillar al Liverpool, a lo que respondió Benítez sacando a Skrtel y Ngog. éste último marcó el gol de la sentencia en una contra, ya con el Manchester totalmente volcado en campo del Liverpool. Sin embargo, quiero reconocer el mérito del joven delantero, que aguantó la presión de ponerse frente a Van der Sar y lograr el tanto. Y esto no es moco de pavo.

Benítez vs. Ferguson.... el duelo estrella del partido
Yo mismo dije hace unas jornadas que el Liverpool no estaba para competir con los grandes de la liga inglesa, y me alegro de tener que rectificar. El fútbol siempre nos enseña que no hay nada seguro. Para el recuerdo quedan algunas anécdotas, como las decenas de balones de playa que fueron lanzados al césped antes del partido (recuérdese el gol del Sunderland de la jornada anterior), el frío saludo entre los técnicos de ambos conjuntos y el estallido de alegría que supuso el gol de Torres en la tribuna de los propietarios del Liverpool. También quedarán los injustificables cinco minutos de prolongación que dio el árbitro (fueron casi siete), seguramente condicionado por el ya famoso “Until We Score” de Ferguson. Pero lo que no se quedará como anécdota es la sensación de que el partido lo ganó el que más lo mereció.

Champions 09/10: Un partido de otra época

En la noche de hoy hemos podido presenciar uno de esos partidos que ganan el calificativo de clásico. A nadie que lo haya visto podrá olvidársele aquel R. Madrid – Milán de Copa de Europa de 2010. Copa de Europa, si. Un verdadero clásico que tuvo de todo. En el partido se impusieron la casta y la calidad por encima de las estrategias. Un partido donde las acciones individuales -tanto aciertos como errores- fueron determinantes. Donde los hombres grabaron sus nombres en letras de oro en un estadio como el Bernabéu.



Lo esperado y Raúl
Leonardo visitaba por primera vez el Bernabéu con un equipo lleno de dudas; un Milán que venía de ganar in extremis a la Roma en el Calcio. Leonardo alineó un claro 4-3-3 con Pirlo, Ambrosini y Seedorf en el centro del campo. En punta Ronaldinho por la izquierda, Pato por la derecha e Inzaghi como estilete.

El Milán siguió el guión esperado, cediendo el mando del partido a los blancos y centrándose en tareas defensivas. Ocupando todas las zonas del campo para estirar lo posible al Madrid. En ataque sólo Pato demostró que era capaz de amenazar a la defensa merengue. El Madrid contaba con el control del partido pero su juego se atascaba en la zona de tres cuartos. La movilidad de los hombres de arriba descolgándose para ayudar en la construcción era el arma con la que atacar al sistema defensivo italiano. Kaká además se movía liberado apareciendo por todas las zonas del ataque pero muy lejos de causar peligro.

Premier 09/10: Impresiones 8ª jornada

Ésta ha sido una jornada interesante en la liga inglesa, como suele ser habitual. Comenzaré comentando la clasificación actual, con el Chelsea como líder destacado con 21 puntos, seguido del United con 19. En un margen de 6 puntos, los que van desde los 16 del tercer clasificado (Tottenham) al décimo (Everton), tenemos al City con 16, al Arsenal y Liverpool con 15, al Aston Villa y Sunderland con 13, y al Burnley con 12.

Desde el undécimo, el Stoke City con 9 puntos, al último, el Portsmouth con 3, están el resto de equipos. Aunque el peculiar formato de la Premier provoca que haya varios equipos con un partido menos, es decir, que las posiciones pueden variar sustancialmente.

Arsene Wenger se ha convertido en el técnico que más temporadas ha estado a cargo del club londinense en toda su historia. Por lo visto, van 13 temporadas, a la caza del récord de Ferguson. Algo impensable en la liga española. Quizá porque en nuestro país le damos un protagonismo innecesario a presidentes, managers generales y resto de portavoces. Esto provoca inestabilidad por parte de la prensa y luego las cabezas de los entrenadores van que vuelan. ¿Alguien sabe algo del presidente/propietario/gestor del Arsenal?... y aquí tenemos a Laporta, Florentino, Del Nido y Rita la Cantaora hasta en la sopa. Como ya he dicho antes, totalmente innecesario.

En el tema futbolístico, el Arsenal le pegó un baño importante al Blackburn Rovers de Salgado, quién todavía no se ha ganado la titularidad indiscutible (si es que llega a ganársela). La Premier es mucho más frenética, desgarbada y “correcalles” que la liga española, así que el gallego lo tendrá difícil contra los jugadores de banda que jueguen contra él. No tengo muchas esperanzas en un buen papel del ex-madridista, la verdad. Cesc, por su parte, sigue dando clases maestras de encontrar los huecos y pasar el balón donde se debe. Me quito el sombrero. Tiene buena pinta este Arsenal, plagado de jóvenes realidades con mucha experiencia en su mayoría.

Fábregas, el capitán y referente del Arsenal

En el artículo anterior hablé de lo enchufados que están siempre los jugadores del United. Parece que hasta el utillero puede salir al campo en cualquier momento y resolver el partido. También hablé de la bula arbitral de la que goza Ferguson, pero si todo esto falla, ya cogerá un rival y se inmolará para mayor gloria de los de Manchester. En este caso el hermano de Ferdinand (casualidades de la vida) se metió el gol del empate en propia puerta en el minuto 92. Y otro puntito que marcha para Old Trafford.

El West Ham que tanto me gustó al comienzo del campeonato no levanta cabeza. Es pronto para ponerse nerviosos, porque la Premier es muy larga, pero si antes pensaba que lucharían por los puestos UEFA, quizá ahora mi pronóstico sea más reservado. Me gustará que Zola lo consiguiese, en cualquier caso.

El City tropezó con un empate a uno en Villa Park, y deja las sensaciones de que son un potencial gran equipo que no acaba de cuajar. Los petrodólares no garantizan el éxito, o al menos un éxito equiparable a la inversión. Por cierto, me sorprende el Sunderland este año, con trece puntos y colocado en la zona tranquila de la tabla. Pero es un candidato a desinflarse. Desde mi punto de vista, a día de hoy diría que van a luchar por no descender el Hull, los Wolves, el Blackburn y el Portsmouth.

Y por último, un comentario rápido al Chelsea – Liverpool. Se confirman mis sospechas de que ahora los de Benítez no están para competir contra el City o el United, entre otros. Un dos a cero que deja de manifiesto la irregularidad preocupante que arrastran. Y Benítez ha sido criticado por uno de los propietarios americanos del club ante la prensa (que no sabe lo de la discreción de los dirigentes en la Premier). Se forman nubarrones de tormenta en el cielo Red.

El Sevilla, ¿candidato?

Sin duda anoche disfrutamos del partido más interesante de lo que va de temporada, el primero de los que cruzará a los únicos tres equipos importantes de España. Y es que, independientemente de como termine la Liga este año, parece que hay tres equipos por encima de los demás: Barcelona, Sevilla y Real Madrid. A día de hoy en ese orden.

Planteamientos
El Sevilla ayer planteó el choque desde la trinchera. En lo extradeportivo el público muy encima del Madrid. En el terreno de juego mucha presión y velocidad. Aceptamos que el Sevilla está entre los mejores de la Liga, pero no está tan claro que haga un fútbol brillante. Sus virtudes son más bien las transiciones ofensivas eléctricas basadas en un enorme despliegue físico. El Sevilla salió a presionar muy arriba la salida de balón del Madrid y a desbordar de bandas hacia adentro. En el Madrid, Pellegrini, con las bajas de Lass y Gago, alineó a Diarrá de titular por primera vez en la Liga junto con Xabi. El cuarteto de arriba, esta vez debilitado por la falta de Cristiano Ronaldo -el jugador más determinante del Real a día de hoy-, lo formaron Kaká, Guti, Raúl y Benzemá.