Ahora, más que nunca: Rafatollah

Utilizo para el título del post el apelativo que pusieran los seguidores del Liverpool, ya hace unos cuantos años, a Rafael Benítez. El significado de este alias es claro: él nos guía y a él seguiremos hasta el fin. Pero, en los últimos meses, la crisis ha traspasado el plano económico para posarse de lleno en la plantilla del primer equipo ‘Red’. Ya no sirve escudarse en la Champions ganada contra el Milán y las sucesivas grandes actuaciones europeas, pues el Liverpool está firmando una campaña nefasta en la que únicamente aspiran a meterse entre los cuatro primeros de la Premier, después de todas las eliminaciones sufridas en el resto de competiciones. Y ahora, más que nunca, Rafa Benítez está cerca del despido.

En el nivel institucional, su despido sería complicado y económicamente peligroso, pues a su alrededor hay un gran número de preparadores y profesionales traídos por él mismo y, presumiblemente, fieles a él y vinculados a su destino. En el nivel deportivo, aunque nadie duda de que Benítez sea un técnico brillante, los resultados y el caótico juego de su equipo se empeñan, sábado tras sábado, en demostrar lo contrario. La salida de Xabi Alonso dejó especialmente desolado a Gerrard, pero tuvo un efecto demasiado acusado (yo diría que casi imprevisible) en el devenir del equipo. Se fichó a Aquilani para tapar el hueco dejado por el español, pero el italiano no acaba de convencer a Benítez. Por contra, el doble pivote titular es Mascherano-Lucas Leiva, muy semejante al Albelda-Baraja de su etapa valencianista, pero con la gran diferencia de que Leiva no tiene el talento de Baraja para sumarse al ataque y dar los pases. La consecuencia es la de provocar un pozo sin fondo de balones que se pierden sin remedio en el centro del campo. Y, aunque cabría imaginar que defensivamente el equipo sería más sólido, lo cierto es que el Liverpool se deja marcar goles con extrema facilidad y suele ser arrollado durante los últimos minutos de partido.

Benítez es quien ve a Aquilani día a día, en cada entrenamiento, y el técnico madrileño tiene pinta de ser de los que no dejan escapar detalle, cosa que me da que pensar que es el propio jugador el que no está a la altura de las exigencias. Espero que el italiano le dé la vuelta a la situación. Por otro lado, han fichado a Maxi recientemente y puede ser una incorporación valiosa para la banda derecha. La recuperación de Riera en la banda izquierda debería suponer un aumento de la calidad, pero la baja de Torres y el estado anímico de Gerrard van a hacer mucho daño. Por otro lado, Ryan Babel ha cargado contra Benítez, pero el holandés, honestamente, jamás ha estado a la altura. Ha sido de los jugadores más blandos e irregulares que ha pisado Anfield. No es que no tenga calidad, ni mucho menos, pero no tiene ‘hambre’ de ser ‘crack’ y no merece otra cosa que lo que tiene actualmente: la suplencia y un papel poco importante en el equipo. Me gustaría que Benítez continuase y el Liverpool fichara bien para el próximo año (Torres ha pedido a Silva y Villa, así que por soñar que no quede). Soy de la opinión de que Rafatollah es capaz de sacar esto adelante.

4 comentarios:

Julián dijo...

Jajaja, de tu vida. Lo de Rafatollah me ha entusiasmado. Muy buen post. Enhorabuena.

Sin duda Benítez debe estar debatiéndose entre las ganas de levantar al equipo y la frustración. Desde que se ganó el status de entrenador estrella creo que estamos asistiendo a su temporada más complicada -y tal vez la peor-. Suerte a Benítez y a los Reds. Los que vimos al Valencia de Mista & cía. ganar Ligas y UEFA creo que seremos benitezistas hasta la tumba.

Guillermo dijo...

Jajajajaj me alegro de que te haya gustado.

En cuanto a ese Valencia es que hacía un fútbol demoledor. El problema es lo que comento de que mientras que en aquella época, Baraja estaba inmenso, Mascherano y Leiva no son capaces de dar un solo pase en condiciones a los delanteros.

Y realmente es que reconozco que Benítez es un entrenador al que admiro.

Álvaro de Grado dijo...

Es indudable que el equipo está pasando un mal momento. Ahora lo que hace falta son cambios, pero a mejor. Algo que motive al personal y que le anime a seguir para delante cuando peor está el asunto. Saludos!

Guillermo dijo...

Cierto Álvaro. Desde mi punto de vista los cambios realmente deben marcar la diferencia, porque el Liverpool cuenta con una plantilla extensa, pero bastante "mediana" en cuanto a calidad. Quizá el puesto a reforzar sería, de no espabilar Aquilani, la propia media y algún recambio de garantías para Torres.

Sería interesante plantear en un futuro algún debate en el que tratemos de resolver qué jugador de medio campo necesitaría este Liverpool.

Un saludo

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails