¿Padece el fútbol moderno del síndrome F1?

Echamos la vista hacia atrás y a nuestra memoria acuden imágenes de glorias pasadas, jugadores levantando la Copa de Europa, la Copa del Mundo o el trofeo de campeón mundial de Fórmula 1. En el mundo de las carreras visualizamos adelantamientos arriesgados, osadas maniobras y alternancia en las posiciones; Y en cuanto al fútbol, vemos once jugadores por equipo, de los cuales un par son especiales y marcan las diferencias. La visión romántica de los tiempos pasados suele hacernos creer que con los años se ha perdido la esencia o la magia del deporte, mucho más físico, táctico, encorsetado y “a granel” en la actualidad. ¿Pero entonces es cierto o no?
Ya no hay una F1 emocionante, sino que tenemos un “deporte” de i+d que desarrolla nuevos motores, filtros de aire y todo tipo de componentes que en los simuladores arranquen milésimas al reloj. Ahora podemos saber quién va a ganar una carrera con un 95% de posibilidades de acierto. En cuanto al fútbol, tenemos una preparación física que ahora mismo es común y similar a todos los equipos. Todos salen al campo dispuestos a luchar hasta la extenuación, son correctos técnicamente, pero sobretodo son “piezas” que conforman el engranaje perfecto del sistema táctico. Si eres lateral y tu entrenador te dice que no tienes que subir la banda, ni se te ocurra intentarlo (de hecho, no se te pasa por la cabeza).
Cierto que tenemos estrellas, que hay jugadores especiales, que probablemente el fútbol moderno es más dinámico, pero también es un fútbol más plano, más previsible, más “duro” de ver para el aficionado medio. Y además, cada vez es más patente la igualdad (por no decir mediocridad) del 80% de los equipos de cada liga. Ahora mismo, si miramos la clasificación y los puntos que tiene cada equipo de la Premier y la comparamos con la liga española, vemos una similitud alarmante: ocho equipos en la parte baja separados por tres puntos y una cabecera destacada de los “clase media”. Y, casi con total seguridad, es tan soporífero ver un Aston Villa vs. West Ham como un Recre vs. Almería. ¿Cuál es vuestra opinión sobre la realidad del fútbol moderno?

2 comentarios:

Julián dijo...

Hola Guillermo, totalmente de acuerdo.
Con el paso del tiempo las defensas se han cerrado cada vez más y los entrenadores tienden a preferir el "no perder" al "ganar". Como decía el gran Andrés Montes: El Amarrategui Blues.
Y en general con todos los deportes la tecnología les ha quitado un poco de poesía, arte y romanticismo para llevarlo al terreno de la ingeniería y el desarollo. Muy acertado, desde mi punto de vista, la comparación con la Fórmula 1 . ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? Tal vez..

Álvaro de Grado dijo...

Pues yo en la elección que has propuesto al final no tendría ninguna duda. El fútbol inglés tiene algo que le falta a los demás. Y es que de un partido "malo" se puede sacar una cosa muy interesante. El ejemplo más claro. Un Tottenham - Birmingham para quien no los conozca, diría que es un partido de mierda. Pues resulta que al final estuvo emocionantísimo y con muchas alternativas.

A esto es a lo que me refiero. En Inglaterra, el ritmo es mucho mayor y da gusto ver correr a los jugadores hasta que termina el partido. Sería capaz de ver un partido de la Championship antes que de la Segunda Divisón Española.

Lo que sí que estoy de acuerdo es que hay muchas diferencias en el fútbol actual, sobre todo, económicas. Ahí es donde se marca la diferencia entre los buenos y lo malos.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails