Guti se siente cómodo en casa

En un partido como el de ayer en que el Real Madrid adoleció de las mismas dudas que últimamente (véase partidos contra Bilbao y Mallorca), resolvió con las mismas armas con las que acostumbra: Cristiano y la pegada. O la pegada de Cristiano, como prefiráis definirlo. En un Madrid que todavía no acaba de encontrarse completamente, el 9 blanco sigue siendo faro, guía, principio y final de todo lo que acontece en el equipo. Máxime sin Higuaín en cancha. El hombre más encendido del equipo. Que duda cabe que cuando los mejores del Real combinan suceden cosas como el primer gol. Bien, en la acción, Benzemá y Kaká. Soberbio Guti.

Guti volvió contra el Málaga

Guti recuperado. Espectacular reivindicación del 14. Desde aquí rompo una lanza en favor del de Torrejón. Me gusta su último pase. Siempre me ha gustado. Pero si se le "cierran puertas" es por su bien conocido lado oscuro. Guti aporta cosas que pocos jugadores pueden dar en la actual plantilla del Madrid. En contraposición, Kaká. Desubicado una vez más. Representación individual de la falta de identidad del colectivo, aún y con todas las victorias y goles. El equipo sigue ganando porque es superior -defiendo que el nivel de la Liga es bastante bajo- y por la inercia que sufre un equipo con grandísimos jugadores posición por posición. El Real Madrid de cualquier manera es la fiabilidad pura. Si tuviera que jugarme todo mi dinero lo apostaría por ellos. Su gran valor: que siguen segundos a cinco puntos y todavía no hemos visto su mejor versión. Por cierto, Guti también preparó el segundo.

Ronaldo y Roberto Carlos, juntos de nuevo

Roberto Carlos en su debut con el Corinthians
Los fichajes de grandes jugadores por equipos del continente americano siempre me han parecido algo exótico, interesante y digno de seguimiento. Ocurrió cuando Beckham fichó por el equipo americano de L.A. Galaxy o cuando lo hizo Ronaldo por el Corinthians brasileño. Recibía cada gol de Ronaldo con alegría y curiosidad. Le fue bien. Consiguió marcar muchos goles -algunos de muy bella factura- y recuperarse de la última lesión sufrida como jugador del AC Milán. Incluso sumó dos títulos a su larga colección.

Esta temporada, a Ronaldo se he ha unido Roberto Carlos, un viejo conocido suyo del Real Madrid y de la selección brasileña. El objetivo en Brasil: ganar la Copa Libertadores. En el pasado, consiguieron ganar dos Ligas, una Intercontinental y una Supercopa Europea. Formaron parte de aquel Madrid galáctico que enamoró por sus estrellas y por su juego. Con Brasil tampoco les fue mal: ganaron un Mundial, dos veces la Copa América y una Copa Confederaciones en lo que ha sido la mejor generación de Brasil que yo he podido ver en directo.

Ahora, más que nunca: Rafatollah

Utilizo para el título del post el apelativo que pusieran los seguidores del Liverpool, ya hace unos cuantos años, a Rafael Benítez. El significado de este alias es claro: él nos guía y a él seguiremos hasta el fin. Pero, en los últimos meses, la crisis ha traspasado el plano económico para posarse de lleno en la plantilla del primer equipo ‘Red’. Ya no sirve escudarse en la Champions ganada contra el Milán y las sucesivas grandes actuaciones europeas, pues el Liverpool está firmando una campaña nefasta en la que únicamente aspiran a meterse entre los cuatro primeros de la Premier, después de todas las eliminaciones sufridas en el resto de competiciones. Y ahora, más que nunca, Rafa Benítez está cerca del despido.

En el nivel institucional, su despido sería complicado y económicamente peligroso, pues a su alrededor hay un gran número de preparadores y profesionales traídos por él mismo y, presumiblemente, fieles a él y vinculados a su destino. En el nivel deportivo, aunque nadie duda de que Benítez sea un técnico brillante, los resultados y el caótico juego de su equipo se empeñan, sábado tras sábado, en demostrar lo contrario. La salida de Xabi Alonso dejó especialmente desolado a Gerrard, pero tuvo un efecto demasiado acusado (yo diría que casi imprevisible) en el devenir del equipo. Se fichó a Aquilani para tapar el hueco dejado por el español, pero el italiano no acaba de convencer a Benítez. Por contra, el doble pivote titular es Mascherano-Lucas Leiva, muy semejante al Albelda-Baraja de su etapa valencianista, pero con la gran diferencia de que Leiva no tiene el talento de Baraja para sumarse al ataque y dar los pases. La consecuencia es la de provocar un pozo sin fondo de balones que se pierden sin remedio en el centro del campo. Y, aunque cabría imaginar que defensivamente el equipo sería más sólido, lo cierto es que el Liverpool se deja marcar goles con extrema facilidad y suele ser arrollado durante los últimos minutos de partido.

Benítez es quien ve a Aquilani día a día, en cada entrenamiento, y el técnico madrileño tiene pinta de ser de los que no dejan escapar detalle, cosa que me da que pensar que es el propio jugador el que no está a la altura de las exigencias. Espero que el italiano le dé la vuelta a la situación. Por otro lado, han fichado a Maxi recientemente y puede ser una incorporación valiosa para la banda derecha. La recuperación de Riera en la banda izquierda debería suponer un aumento de la calidad, pero la baja de Torres y el estado anímico de Gerrard van a hacer mucho daño. Por otro lado, Ryan Babel ha cargado contra Benítez, pero el holandés, honestamente, jamás ha estado a la altura. Ha sido de los jugadores más blandos e irregulares que ha pisado Anfield. No es que no tenga calidad, ni mucho menos, pero no tiene ‘hambre’ de ser ‘crack’ y no merece otra cosa que lo que tiene actualmente: la suplencia y un papel poco importante en el equipo. Me gustaría que Benítez continuase y el Liverpool fichara bien para el próximo año (Torres ha pedido a Silva y Villa, así que por soñar que no quede). Soy de la opinión de que Rafatollah es capaz de sacar esto adelante.

Desde la Copa de África de Naciones

La CAN 2010 que se está disputando en Angola nos está dejando cosas inolvidables, tanto en lo positivo como en lo negativo. El campeonato arrancó a la sombra del atentado sufrido por la selección de Togo cuando viajaban en autobús hacia Angola. Cosas como éstas son difíciles de comprender para nosotros que vivimos en Europa, pero que adquieren carácter de normalidad al hablar del continente marrón.

Otro aspecto poco positivo, en cuanto a fútbol se refiere, es la noticia que nos llega sobre el partido entre Angola y Argelia. Al parecer, pactaron un empate a cero que clasificaba a ambas y eliminaba a la temida Malí. Argelia se escuda en el hecho de haber sufrido un tongo parecido en el Mundial de España'82. No hay amparo posible. Actitudes como ésta, que vemos a menudo en el fútbol profesional, son reprobables e inaceptables, aunque difícilmente punibles. La vida sigue igual y el anfitrión pasa de ronda.

Como no todo en la CAN ha sido malo quiero dejar el gol de Seidou Keita de falta contra Malawi. El audio está en polaco.

El cirujano del Atlético

La mano de Quique Sánchez Flores se hace notar ya en el Atlético. Los colchoneros no hacen un fútbol espectáculo. No ganarán todos los partidos y puede que ni siquiera un título esta temporada. Pero lo más importante para un club tan convulso como el del Manzanares a día de hoy era remontar el vuelo (principalmente en La Liga) y, sobretodo, recuperar anímicamente a la plantilla. Algunos jugadores que tenían la moral por los suelos han recuperado la confianza. Caso de Reyes, caso de Forlán, Simao o Agüero -al que las lesiones no le han permitido una continuidad-. Además, se ha dado salida a jugadores con los que no se contaba: Maxi Rodríguez (Liverpool) y Sinama Pongolle (Sporting Lisboa) y se han traído a otros como Salvio (Lanús) y el cedido Tiago (Juventus).

"Había soñado con el 5-1"

¿Y en números? Si el equipo con Abel sumó 7 puntos en las 9 primeras jornadas de campeonato, con Quique el At. Madrid ha logrado 13 en 8 jornadas aupándolo a la onceava posición. No es una enorme mejoría, pero algo hay. Además, tras el fiasco de la Champions League donde fueron apeados sin ganar ninguno de los seis partidos, siguen vivos en dos competiciones (no contaremos La Liga...): la UEFA League y la Copa del Rey. Brillante fue el pase en la última ronda de octavos disputada entre el Atlético y el Recreativo de Huelva. Los rojiblancos remontaron -por primera vez en su historia- el 3-0 de la ida con el 5-1 del Calderón. Para mí, esto dice mucho. Remontar (también lo hicieron en Liga contra el Sevilla), conseguir un hito histórico o anotar muchos goles (véase el 0-4 al Valladolid) son síntomas de mejoría anímica y de cambio de actitud de los jugadores a los que veo sentirse más valorados y en sintonía con el míster. Estoy seguro que con él ese vestuario será mucho mas feliz. Quique parece un hombre trabajador, cercano, romántico del fútbol y cachondo. Buenas virtudes.