El cirujano del Atlético

La mano de Quique Sánchez Flores se hace notar ya en el Atlético. Los colchoneros no hacen un fútbol espectáculo. No ganarán todos los partidos y puede que ni siquiera un título esta temporada. Pero lo más importante para un club tan convulso como el del Manzanares a día de hoy era remontar el vuelo (principalmente en La Liga) y, sobretodo, recuperar anímicamente a la plantilla. Algunos jugadores que tenían la moral por los suelos han recuperado la confianza. Caso de Reyes, caso de Forlán, Simao o Agüero -al que las lesiones no le han permitido una continuidad-. Además, se ha dado salida a jugadores con los que no se contaba: Maxi Rodríguez (Liverpool) y Sinama Pongolle (Sporting Lisboa) y se han traído a otros como Salvio (Lanús) y el cedido Tiago (Juventus).

"Había soñado con el 5-1"

¿Y en números? Si el equipo con Abel sumó 7 puntos en las 9 primeras jornadas de campeonato, con Quique el At. Madrid ha logrado 13 en 8 jornadas aupándolo a la onceava posición. No es una enorme mejoría, pero algo hay. Además, tras el fiasco de la Champions League donde fueron apeados sin ganar ninguno de los seis partidos, siguen vivos en dos competiciones (no contaremos La Liga...): la UEFA League y la Copa del Rey. Brillante fue el pase en la última ronda de octavos disputada entre el Atlético y el Recreativo de Huelva. Los rojiblancos remontaron -por primera vez en su historia- el 3-0 de la ida con el 5-1 del Calderón. Para mí, esto dice mucho. Remontar (también lo hicieron en Liga contra el Sevilla), conseguir un hito histórico o anotar muchos goles (véase el 0-4 al Valladolid) son síntomas de mejoría anímica y de cambio de actitud de los jugadores a los que veo sentirse más valorados y en sintonía con el míster. Estoy seguro que con él ese vestuario será mucho mas feliz. Quique parece un hombre trabajador, cercano, romántico del fútbol y cachondo. Buenas virtudes.

No ganarán un título decía yo. ¿Y porqué no? La Copa está más al alcance que nunca, una vez eliminados Valencia, Real Madrid y Barcelona. La cuestión es de nuevo Quique Flores. Lo viví durante un tiempo en Mestalla cuando dirigía al Valencia. Quique siempre condujo con buena mano al equipo, ganó partidos y estuvo bien clasificado. Pero ni ganó un título ni nunca me transmitió la sensación de poder lograrlo. Y no es justificable por plantilla.. Ahora el tiempo ha pasado, con el Benfica consiguió una Copa de la Liga. ¿Conseguirá culminar completamente la revolución y levantar un título a final de año? A mí, sinceramente me gustaría. Suerte.

5 comentarios:

Guillermo dijo...

Cierto, la llegada de Quique al Atleti ha sido muy positiva. Parece que, como comentas, los jugadores están de nuevo implicados con el club, o simplemente (con eso basta) con Quique.

De todas formas, hay que esperar para ver si esto es otro parche que no solucione la herida a largo plazo. El Atleti necesita lo que el Betis, es decir, una renovación desde la cúpula hasta la cantera. La imagen del club ha quedado tan devaluada que, de no ser por la prensa madrileña que insiste en la grandeza histórica de los colchoneros, actualmente (y desde hace una década) están por debajo de clubes como Mallorca, Deportivo, Valencia, Villarreal o Sevilla, por ejemplo.

Para que un club sea grande debe creerse su grandeza él mismo. Ésta es la sensación que Quique, desde su posición, debe saber inculcar a sus jugadores. Cuando la temporada acabe, si el balance es positivo, lo primero que debería pasar es que a Quique se le dieran plenos poderes en la confección de la plantilla y ventirlarse el polémico cargo de Director Deportivo. Porque quizá en el Madrid pueda funcionar un puesto como este (al que no le veo demasiada utilidad, todo sea dicho), pero en otros equipos, de momento, la cirujía que comentas debe aplicarse directamente a las manzanas podridas como los restos de la familia Gil-Cerezo y García Pitarch.

David dijo...

Gran post.¿Te parece que realicemos un intercambio de links?Visita www.comofutboldeplaceta.blogspot.com.

Saludos.

Julián dijo...

Respecto a lo que dices Guillermo, da la sensación que el Atlético vive del momento y se siente cómodo con ese estilo de vida. Así como se ha potenciado la imagen de "equipo pupas" parece que a los dirigentes les hace "gracia" vivir siempre al filo de la navaja.

Con Quique, ¿pan para hoy, hambre para mañana? Es posible, pero les salva la papeleta y con eso parecen satisfechos. Y el año que viene Dios dirá. No se cual es la mejor solución. Supongo que empezar con un proyecto, sean quienes sean los implicados. Pero los que estén que sea con pasión y dedicación. Y con cabeza.

Julián dijo...

Hola David, ya te he linkado.
Esperamos que hagas lo propio con nuestro blog cuando consideres oportuno.
Un saludo.

David dijo...

Gracias Julián,por supuesto que te añado.Un saludo.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails