El Madrid tembló, el Lyon pasó

No es muy elegante ponerse medallas a toro pasado, pero hablando el otro día sobre la eliminatoria aposté por la eliminación del Real Madrid. ¿En qué me basaba? Trasladaba esta ronda de octavos a otro hipotético escenario: "Si se repite Lyon-Madrid el año que viene le caen ocho. Pero este año no, todavía no" pensaba. La Copa de Europa es una competición muy distinta de la Liga Española. En la Copa de Europa no hay Málagas, Valladolides o Málagas (con todos mis respetos). La Champions es la competición donde año tras año los mejores equipos del continente (campeones de cada una de sus ligas) se miden en eliminatorias de primer nivel. Año tras año. El Lyon, ejemplo que viene al caso, ha participado en 85 ediciones, y creo que almenos en las últimas 8 de forma consecutiva. ¡Y es la primera vez que pasan de la fase de octavos en su historia! Merecidamente, por cierto. Sus números en la Champions este año son de 7 victorias, 2 empates (el último contra el Madrid) y una derrota (Fiorentina por 1-0). El Madrid por su parte había caído en octavos los últimos cinco años. Es un equipo en proceso de construcción con el objetivo de ser competitivo en el torneo más competitivo por definición.

En estas que rodó el balón en el Bernabéu. Ambiente de gala. En lo futbolístico, la primera parte fue un monólogo del Madrid en dominio de la pelota y llegadas. Pellegrini salió con un centro del campo con la ambición de tener el balón: Granero-Guti-Lass-Kaká. Y en la primera parte lo tuvo. El Real cumplió con lo que los protagonistas habían comentado durante la semana: salir enchufados desde el principio. Pronto llegó el gol de Cristiano. El Lyon, por lo visto en la segunda mitad, parece que veló armas y aguantó el chaparrón como pudo. Al gol de Ronaldo se podría haber sumado algún otro, como el poste de Higuaín.


El descanso les vino bien a los de Puel. El preparador francés dió entrada a Källström y a Gonalons y retiró a los trabajadores Makoun y Boumsong. El Olympique salió a presionar mas arriba y a mantener mas la pelota. Källström contribuyó a igualar el porcentaje de posesión de balón. El Lyon comenzó a tener más ocasiones de gol y al Madrid se le empezó a notar presionado, antinatural. Con miedo a quedar eliminados, como a la postre ha acabado ocurriendo. El gol de Pjanic, digno heredero de Juninho y jugador a tener muy en cuenta, a quince del final fue como un puñal. Como si los jugadores madridistas buscasen dentro argumentos para remontar y no los encontraran. Y es que el Madrid llegó con insuficiente cantidad de fútbol a esta cita clave. Ante el Sevilla, pese al empuje y al resultado, tampoco mostraron un gran fútbol. Los franceses pudieron incluso anotar otros dos goles cuando moría el partido.

Sigo pensando que Pellegrini en ocasiones no da con la tecla a la hora de hacer los cambios. Aunque también es verdad que los que salieron desde el banquillo no aportaron nada al equipo. Van der Vaart mas que una solución pareció un guiño al grupo en un momento de apuro apelando a la imagen del día del Sevilla y Raúl pasó por el partido con mucha pena y poca gloria. Kaká y Guti no tuvieron presencia en la segunda mitad. Y ojo con Higuaín, porque corre el riesgo de que se le acaben los goles (vive de ellos) y quede verdaderamente en evidencia. Y un detalle más sobre el Madrid: Alimentar a la ligera esa imagen de remontadas y espíritu de Juanito, como se está haciendo desde lo de Sevilla y con los antecedentes de la era Capello, no favorece en absoluto a la imagen de una institución que solo debería ganar los partidos por una vía: la de la superioridad futbolística. Desconcertar al aficionado de esa manera es perjudicial y peligroso.


Por lo demás, felicitar a Claude Puel, entrenador del Lyon que con una plantilla inferior ha sabido como atar al Real Madrid y jugarle a marcadores cortos. Me gustó Delgado por su trabajo, inteligencia y dedicación al equipo y Lisandro, más gris en la vuelta que en la ida en Francia. El gol de Makoun en Gerland ha resultado, como me pareció entonces, valer su peso en oro. En la vuelta un planteamiento muy racional de los recursos futbolísticos, arriesgando solo en los segundos 45 minutos, les ha dado el pase a la siguiente ronda.

9 comentarios:

Álvaro de Grado dijo...

Pedazo de jugador que es Pjanic. Se han demostrado muchas cosas en esta eliminatoria para el Real Madrid. A ver si queda ya claro que el dinero no hace equipos y que en un año no se pueden exigir todos los títulos. Tiempo, constancia y equipo.

Saludos Desde Anfield: Conclusiones sobre fútbol (3)

Jaume dijo...

Me perdí la primera parte y quizá por eso no ví al Madrid tan perdido como dices en la segunda, de todas formas al Lyon si que le ví muy sólido en defensa, despues de ese gol providencial que marcaron en el minuto 75, en la avalancha a la desesperada de los madrileños, estuvieron muy consistentes y supieron mantenerlos a raya.

Matías dijo...

Cooincido en todo menos en una cosa: eso de que el Lyon tiene una plantilla inferior. El equipo francés demostró que fue superior al Madrid y dejó en claro que uno puede tener grandes individualidades pero los que ganan y hacen la diferencia son los equipos, los que persiguen una idea y la plasman en la cancha y no dependen de que le prenda la lamparita a un jugador que vale 90 millones de euros. Abrazo!

Julián Martínez dijo...

@Álvaro
Totalmente de acuerdo contigo. Los grandes equipos se hacen a base de trabajo continuo durante un año o más, pero conozco pocos casos en que se haya conseguido antes. Tal vez existe la falsa sensación de que el Barcelona del año pasado se hizo en unos meses, cuando había una base detrás de la época de Rijkaard.

@Jaume
Es verdad que el Lyon supo matar el partido en el cuarto de hora final. Lo que quería decir de 'perdido' es que en comparación entre la primera y la segunda parte hubo una diferencia muy grande en cuanto a posesión, ocasiones y actitud.

@Matías
Si que es cierto que se puede discutir qué plantilla ha sido mejor. En ocasiones medimos a los jugadores por separado cuando los equipos los forman aspectos como el trabajo colectivo. En ocasiones depender solamente de la calidad puede no ser la solución.

Un saludo a todos y gracias por pasar por el blog. ¡Ahora me marcho a Mestalla a ver en directo el Valencia-Werder Bremen de la UEFA League!

milfichajes dijo...

Está claro que no se han equivocado de la calidad de Miralem Pjanic, el joven bulgaro que con su escasa edad ha demostrado lo que ha demostrado, tiene un futuro impresionante, será uno de los grandes. Yo también destacaría a César Delgado no hay quién le quite la pelota, increible.

Saludos.

Guillermo dijo...

Hola a todos, me alegro de ver tanto movimiento de comentarios :D

A ver, mis sensaciones ayer antes del partido eran las de que el Madrid iba a meter tres goles en el primer cuarto de hora y luego se dedicaría a mantener el partido controlado, incluso con la posibilidad más que alta de que el Lyon marcara su gol. Lo de los tres goles no lo digo por prepotencia ni por desprecio hacia el Lyon, sino que es una impresión fundamentada en el acoso aplastante que tiene el Madrid en muchos partidos gracias a su poderío ofensivo.

Cuando marcó Cristiano tan pronto, pensé que iba a acertar con el pronóstico, pero todo cambió al ver que llegaban al descanso con 1-0. El Lyon es un equipo experimentado y sólido preparado para jugar competiciones a cara de perro, a muerte. Me quito el sombrero ante los dos partidos de la eliminatoria que marcaron, porque han eliminado a un Madrid muy poderoso.

Para mí, y para acabar, las claves del partido fueron éstas:

- El Madrid no mató el partido en los primeros 15 minutos.

- Higuaín no acaba de dar el salto para ser grande. Su equipo necesitaba ayer sus goles y él no los metió (de hecho estrelló un poste a puerta vacía). Y eso en un Madrid es pecado. Raúl lo hacía a su edad.

- Xabi Alonso es el único jugador de la plantilla capacitado para manejar el ritmo de partido. Y si él falla, la estructura se desmorona conforme va apareciendo el cansancio. Por eso el Madrid debía cerrar el partido pronto, aprovechando el empuje inicial.

- La prensa presenta portadas como la de Ramos, diciendo que van a meterle 3 al Lyon. Esto ya pone a los rivales a 1000 por hora. En fin, típico español el fanfarronear y hacer demagogia.

un saludo a todos

Jose Carlos dijo...

Guillermo, me parece fascinante que una portada en un periódico pueda condicionar un partido hasta el extremo de motivar al contrario y propiciar una derrota que se creía imposible. Me pregunto si esto siempre ha pasado en el fútbol o es un nuevo rasgo de esta generación mediático-deportiva.

Guillermo dijo...

Hola Jose Carlos, la verdad es que sí es fascinante que las portadas jueguen su papel (importante además) en los partidos, pero creo que siempre deben ser portadas respetuosas y no deben empujar a los jugadores a decir sandeces.

El problema está en que antes, un periódico español se leía en España, pero ahora, todos los periódicos de cualquier país son globales a través de internet, y un futbolista del lyon sabe perfectamente cómo están los ánimos antes del partido.

Luego metes en el cóctel a futbolistas jóvenes, millonarios y cercanos a la estupidez más absoluta y les haces decir que van a meterle tres al que venga. El resultado lo vimos el miércoles.

Pero desde mi punto de vista, hace años en la prensa deportiva había un 50% de buenos profesionales y otro 50% de hooligans, mientras que ahora hay un 95% de hooligans (Roberto Gómez, Eduardo Inda, etc) y lo que queda de buenos profesionales (Antoni Daimiel, Maldini, etc).

Un saludo

Julián Martínez dijo...

Un apunte que no quise comentar en el post y que dejo aquí para quien quiera hacer un seguimiento. No solo lo digo yo, lo dice Marca:

Cristiano se pica con Higuaín

Me ha parecido varios partidos que se nota que hay un par de amigos (Kaká-Cristiano) que no hace buenas migas con Higuaín. Eso está realmente influyendo en el juego del equipo.

No quiero avivar polémicas absurdas, pero si veis un partido del Real Madrid del último mes analizar cuando hay o no de cierto..

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails