Lothar Matthäus: El Gran General

Lothar Matthaus
Déjenme que comience con un chiste malo:

Un entrenador llama a su presidente y le dice: "necesito un fichaje".
P: ¿Qué clase de jugador necesitas?
E: Necesito un jugador que tenga llegada y gol, pero que a la vez sea buen defensor, que sea fuerte físicamente pero que tenga talento, que tire bien con las dos piernas, que tenga pase en largo y en corto, que tire las faltas y los corners, que sea disciplinado, que no salga por las noches...
P: ¿Usted qué quiere, un jugador de fútbol o un novio para su hija?

Ese entrenador no pedía poco, pedía a Lothar Matthäus.
Cuenta la madre de Lothar, que a la edad de diez años su hijo rompió a llorar pues no era lo bastante alto y fuerte como el clásico prototipo alemán acostumbra y por ello pensaba que no podría ser profesional como era su deseo, un curioso trauma para alguien a quien sus propios compañeros acabaron apodándole Superman".

Matthaus es sin duda el mejor ejemplo del "jugador total". Dominaba todas y cada una de las facetas del juego. Dotado de una calidad técnica inusual en el futbolista alemán, tal vez su mayor virtud era su carácter ganador y su espíritu competitivo, dificilmente comparable con ningún otro jugador de la historia del fútbol.

"En el momento equivocado"
Tras la final de la Copa del Mundo del 86, un periodista alemán fue enviado a Buenos Aires a cubrir la celebración de los argentinos. A su llegada tomó un taxi rumbo a su hotel y conversó tranquilamente con el conductor durante el largo trayecto. El periodista decidió preguntarle sobre quién era para él el mejor jugador del mundo y el taxista respondió de manera inmediata: "el mejor es Lothar Matthäus: ataca, defiende, está en todos lados y además es un líder". El periodista asombrado le preguntó cómo era posible que un argentino no haya dicho que el mejor es Maradona y este respondió: "usted me preguntó sobre el mejor jugador del mundo y el mejor es Matthäus, Maradona es de otro planeta".

Maradona y Matthaus

La fortuna quiso que Matthäus coincidiera temporalmente con la figura de Maradona y tal vez esa es la razón por la que la figura de este jugador inolvidable (Balón de Oro en 1990) haya ocupado un plano más secundario en su época, algo parecido a lo que le ocurrió a su gran "Inter de Milán de los alemanes", cuyo éxito y fama quedó ensombrecida por la coincidencia con el mítico "Milán de los holandeses Van Basten, Gullit.."

"La importancia de los mitos"
La edad nos alcanza a todos por igual. Ya en su segunda etapa en el Bayern de Munich, Matthaus decide retrasar su posición a la de líbero para liberarse de carga física que requería su mítica posición de centrocampista. En esa posición jugó la final de Copa de Europa contra el Manchester en el Camp Nou, famosa por la remontada del equipo inglés en los minutos de descuento.

Mucho se ha hablado sobre el drama de aquella final, pero hay un detalle que no quiero pasar por alto y que juzgo importante. Fue en el minuto 86 cuando Hitzfeld, creyéndose ganador, decide retirar a Matthaus más a modo de homenaje que por necesidades del partido y en ese momento pude ver cierta desconfianza en los jugadores del Bayern, como cuando un ejército pierde a su general... Era el momento del asedio del Manchester, el momento final cuando más se necesita a un líder y si se trataba de ser líder, Matthaus siempre fue y será el número uno.

 


2 comentarios:

Carlos dijo...

Buen artículo,aunque me gustaría hacer dos puntualizaciones.Aquel Inter si logra un gran éxito alzándose con el Scudetto en la temporada 88-89 por delante del maravilloso Milan que ganó 5-0 al Madrid en semifinales y 4-0 al Steaua en la final de la Copa de Europa en ese año(de hecho ese fué el último Scudetto del Inte hasta el que gana en los despachos en 2006).La segunda tiene que ver con la consideración "de una calidad técnica inusual en el futbolista alemán",entiendo que eso sólo intenta reflejar un estereotipo:Matthäus coincide a lo largo de su extensa etapa en la selección con jugadores como Bernd Schuster,Matthias Sammer,Andreas Moller,Thomas Hassler o el genial Pierre Littbarski,todos ellos exquisitos tecnicamente,si bien ninguno tan completo como Lothar.

Guillermo dijo...

Grandioso jugador, pura leyenda del fútbol de "antes" que tanto echo de menos. Ya lo he comentado muchas veces, en artículos y en opiniones que he ido dejando en el blog, pero es que cuando repasamos alguna de las figuras del pasado, me doy cuenta de lo que ha cambiado mi visión o sensaciones hacia este deporte.

Totalmente de acuerdo con Carlos, por cierto. Queda claro que tratar de resumir en unos pocos párrafos la vida deportiva de un jugador como Matthäus en un artículo que sea "leíble" es muy complicado. Sin embargo, es un gran resumen de lo que fue el capitán alemán. En cuanto a lo del Scudetto de la 88-89, no es que no se le reconozca el mérito, sino que tristemente es la consecución de títulos europeos lo que le da peso a un equipo. En cualquier caso, muy bien puntualizado por Carlos.

Saludos a todos

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails