El submarino plantó cara al transatlántico


Poco he hablado de un Villarreal que por apuesta organizativa y futbolística merecería más espacio en este blog del que se le ha dedicado. Terceros en Liga, clasificados para la siguiente ronda de la Copa del Rey con una brillante remontada ante el Valencia y en la siguiente fase de la Europa League, el submarino navega de forma segura para convertirse en la tercera potencia en lo que a fútbol español se refiere.

En su visita al Bernabéu, se perfilaban como único equipo capaz de enfrentarse en igualdad de condiciones a los transatlánticos que gobiernan las aguas españolas. El arranque fue frenético. Tres goles en quince minutos. Destacar la brillante circulación de balón del Villarreal. Excelsos en el primer tiempo los grumetes Borja, Cani y Ruben. Desgraciadamente para los amarillos, hay un almirante en la nave blanca llamado Cristiano que siempre hace por evitar que el barco se hunda. Pese al buen primer tiempo de los visitantes el tanteo final fue de 2-2.

En el segundo tiempo el Madrid ajusta los espacios y presiona más la circulación de balón. La presión adelantada hace que el Villarreal se incomode, sea incapaz de mover el balón como sabe y retroceda perdiendo posiciones en la medular. Encerrados en su campo las pérdidas de balón ya no son en el área del Madrid como en el primer tiempo sino en la zona de aceleración local. El Real las aprovecha con hasta cinco jugadores (más Marcelo) entrando en tromba.

Las recuperaciones del Villarreal son en área propia y la salida no es clara. Volvemos a la pérdida en campo propio-retroceso-pérdida en campo propio. Ya no hay construcción desde el minuto 15. Ni siquiera ataque. Entramos en un monólogo local. Ante eso Garrido opta por reordenar al equipo en un 4-5-1 dando entrada a Musacchio por Ruben y dejando a Borja y Rossi solos en punta. Lo que parece ser una solución es en realidad un suicidio: la única forma de combatir tal inferioridad es ir arriba, incluso con tres hombres, forzando al Madrid a defender con cuatro y no con tres (Ramos, Carvalho, Albiol) como estaba haciendo, dado que Marcelo es casi un extremo por la izquierda.

El siguiente paso de Mou es dar entrada a Kaká por Albiol. El Villarreal apenas inquieta y a 20 del final el gol no llega. Hace falta dinamita cerca del área. Por fin Cristiano anota el tercero. Es ahora Gago el elegido para reforzar la faceta defensiva. Nada nuevo en el repertorio del portugués. Al igual que el esperpento en la banda. Otro movimiento táctico para eliminar las últimas opciones de reacción del submarino. Viene dando la sensación que este año Mou ha hecho un máster en maquillaje: el Madrid parece mejor equipo de lo que es. Para entonces Garrido ya ha asumido la inferioridad. Cani y Ruben ya no están en el campo. Su equipo apenas ataca. La batalla ha terminado.

Sin duda, a día de hoy, la prioridad de los blancos no es jugar bien. Desde el 5-0 del Camp Nou, que tuvo consecuencias psicológicas en el colectivo, la prioridad es ahora la victoria. Cueste lo que cueste. En ocasiones de forma brillante, en ocasiones no. Siguen aprendiendo de sus virtudes y sus defectos. Como lo hace Mourinho de sus rivales -observad la comparativa entre primeros y segundos tiempos del Real Madrid-. Acostumbro a comparar este Real con el Inter del curso pasado. Aquel Inter siempre me pareció más peligroso cuanto peor jugaba. Este Madrid también.

2 comentarios:

Daniel Epifanio dijo...

Sin entrar a valorar el robo(o clásico robo, como ustedes prefieran), el Villareal ya hace tiempo que es la tercera potencia del futbol español: por filosofía de juego, por cantera, por jugadores y por margen de mejora. Qué hubiese pasado si Riquelme hubiera marcado aquel penalty...tal vez a este Villareal sólo le falte un par de jugadores del nivel que tenían Riquelme y Forlan para ser una potencia en España y Europa. Me gusta pensar en el Villareal como el Arsenal español...Hace unos pocos años el Valencia le cedía hugadores...y tal vez dentro de otros pocos sea al contrario.

Guillermo dijo...

Lo que queda claro es que su filosofía está en el buen camino. Además de esto, una seretaría técnica que te ficha jugadores como Rossi, Nilmar, etc... por cuatro duros y luego los vende con su valor decuplicado.

En cuanto al partido... no sé, tengo sensaciones enfrentadas... primero porque me da rabia que los equipos acaben por dinamitarse los partidos cuando juegan contra BarÇa o Madrid (pierden ellos)... y cuando digo ellos me refiero a la parte psicológica y táctica. No sé si es problema de entrenadores, de jugadores, de presión del estadio... pero un villarreal como el del fin de semana no se puede permitir echar por la borda un 0-2 en el Bernabéu.

Así pasa después, con una liga que tiene menos interés para mí que el saber cómo se reproducen las amebas. Estoy un poco disgustado con todo esto, la verdad.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails