El francés que dominó la Premier

foto: news.bbc.co.uk
En verano de 1999 el Arsenal de Arsène Wenger transfirió a Nicolas Anelka al Real Madrid por £22.3m. Con aquel dinero, firmaron a otros tres franceses: en 2000 a Pirès y Wiltord; en 1999 a Thierry Henry de 22 años que había sido campeón del mundo un año antes. En aquel equipo ya militaban los holandeses Bergkamp y Overmars, los franceses Vieira y Petit o el sueco Ljungberg. Además, el croata Suker fue incorporado del Real Madrid y en invierno el nigeriano Kanu. La competencia en ataque era tremenda, pero pronto Henry se erigiría como el jugador mas importante del equipo londinense.

Al igual que Anelka, Henry es hijo de padres emigrantes y al igual que Anelka creció en un barrio difícil de Paris, exactamente el de Les Ulis, pero eso no le impidió iniciarse en la práctica del fútbol animado por su padre. Del mismo modo que Anelka, Saha o Gallas se desarrolló como jugador en la academia de fútbol de Clairefontaine. Wegner conocía a Henry de su paso por el Monaco y lo rescató de una triste estancia en la Juventus donde jugó sin éxito media temporada pegado a la banda. Arsène lo situó como uno de los dos delanteros centro y más adelante solo como único punta.

Jugando como delantero junto a Bergkamp dió muestras rápidamente de sus facultades. Capacidad de desmarque, fantástico control de la pelota, buen dribling, verticalidad endiablada y definición exquisita. Entonces no era tan elegante como Bergkamp, ni tan veloz como Overmars, tampoco tenía la calma de Kanu pero tenía más hambre que todos ellos. Y personalidad. Una fuerte personalidad dentro del campo forjada tal vez en el suburbio donde creció en su juventud. Henry explotó ya en su primera temporada con 17 goles en la Premier y 26 en 47 partidos totales. Pero no hubo títulos. El Arsenal campeón dos años antes acabó segundo detrás del Manchester de Ferguson, Yorke y Andy Cole. Henry aprovechó el verano para alzarse con la Eurocopa en un papel mas protagonista que en el mundial de 1998.

En la siguiente temporada se repitió la historia: 17 goles de Henry y buen juego de los de Londres pero título para los red devils. Nada de eso importó. La máquina se había encendido. Henry marcaba en Champions, en partidos de Premier o de FA Cup. En Highbury o en Wembley. De cabeza, al primer toque o de penalty.  Con el interior, el exterior o el empeine. Dominaba todas las suertes del golpeo de balón. El 14 comenzaba a coparlo todo. El primer título de liga llegó en la siguiente temporada 2001-02 con Tití como pichichi con 24 goles. Los Wiltord, Kanu, Bergkamp y compañía parecían escuderos del rey Henry.

foto: barcelonafootballblog.com
El equipo poco a poco se fue transformando para adaptarse al monstruo que dominaba en ataque. Al igual que con Ronaldo Nazario en la Liga española en 1995, las defensas inglesas no estaban preparadas para tal superioridad. Henry apoyado por su capacidad física mejoró su rendimiento, fue máximo goleador 3 veces más y campeón de la Premier de nuevo en 2004 con el Arsenal invicto. Lanzaba faltas y anotaba goles increíbles en carrera, en uno contra uno o de disparo lejano. Firmó contratos con Nike, Reebok, Pepsi o Gillette. Ayudó a la modernización del fútbol inglés y se convirtió -de largo- en el mejor jugador desde que la Premier es Premier: tercer máximo goleador con 174 goles por detrás de los históricos Shearer y Cole. Máximo goleador de la historia del Arsenal con 226 goles por delante de Ian Wright, toda una institución para los gunners.

Se resistió la Champions incluso en la final de 2006 en Saint Dennis (su Paris natal) contra el Barcelona. En aquel Arsenal ya destacaba el joven Cesc Fábregas llamado a ser heredero del francés. Aquella final se escapó y tras un año marcado por lesiones y rumores de marcha al Barça abandonó la Premier 8 temporadas después. Su estancia en Barcelona le permitió ganar dos ligas y levantar la tan ansiada Champions League, aunque nunca se le vio dominante como en Inglaterra ni alcanzó el nivel demostrado en los mejores años del Arsenal. Guardiola lo empleó como extremo izquierdo para atacar las espaldas de los rivales y abrir el campo y el francés respondió hasta que le quedó gasolina.

Hubo un antes y un después de Henry en el Arsenal y también en la Premier League. La transformación que sufrió el Arsenal en esas ocho temporadas es indiscutible. Del 4-4-2 de 1999 al posterior 4-5-1. El fútbol de ataque directo y asociativo que Wegner instauró y que todavía dura es atractivo y -en parte- eficaz. Nunca fue redondeado por una Copa de Europa ni por grandes logros pero invitaba -e invita- a sentarse delante del televisor para verlos jugar. En Youtube, SachaFootball comparte una colección imprescindible de videos con todos los goles de Henry con el Arsenal. Aquí va el primero.



Wikipedia | Thierry Henry
Wikipedia | Premier League
Arseweb | Summary of the 1999/2000 season

3 comentarios:

Jose Angel dijo...

Gran post, está muy bien. Toda una leyenda. Aprovecho para dejaros el enla ce mi blog de fútbol.

http://mispeloterosfavoritos.blogspot.com/

Un saludo.

Daniel Epifanio dijo...

Juagdor incrible. Tal vez junto con Cantoná en su momento el futbolista decisivo para el cambio evolutivo de la Premier. Seguramente ningún otro haya tenido una superioridad tan grande respecto a sus rivales como él. Se le quedó pequeño el Arsenal y llegó al Barça 2 o 3 años tarde... una lástima.

Anónimo dijo...

jugadorazo!! de esos que se recuerdan las jugadas de toda la vida

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails