La cultura

foto: uefa.com

Ha pasado mucho tiempo desde que escribiera en el blog pero quería despedir la temporada -y tal vez la vida de ésta bitácora- haciendo mención a la Final de la Champions League del pasado sábado. Quiero hablar del Barcelona y del Manchester United, pero no hablaré ni analizaré los pormenores tácticos del encuentro de Wembley.

Pienso que hay una razón diferencial para explicar la victoria del Barcelona y no creo que sea ni tener un buen entrenador ni unos buenos jugadores (esto es más bien el efecto), como hoy discutía con mi madre. Es algo más. Algo que es causa de ese efecto: la cultura.

La cultura que se instauró hace alrededor de 23 años con la llegada de Cruyff al banquillo del Camp Nou. Una identidad y filosofía de entender la vida y el juego. Esa cultura que hace que el club se renueve año tras año, tras victorias o derrotas, pero con una línea definida basada en jóvenes talentos y en la continuidad en el banquillo. Pongamos un ejemplo: El Barcelona ha contratado 8 entrenadores en los últimos 22 años, el Real Madrid, otro de los grandes de Europa, 20 en el mismo periodo.

Solo hay un equipo que puede presumir de haber marcado una línea continuista similar en los últimos tiempos y ese ha sido el Manchester United. Sir Alex Ferguson lleva 25 temporadas al frente de los red devils. Grandes jugadores se han marchado (Mark Hughes, Cantona, Paul Ince, Beckham, Ronaldo, ...) pero el equipo permanece en la élite y ganando títulos -ya es el equipo inglés que más veces ha ganado la Premier superando al Liverpool-. A su manera, el Manchester ha construido un estilo propio que le ha llevado al éxito.

En términos de cultura, sin duda vimos la mejor final de Champions posible. Dos equipos que cuidan su cantera (recordemos los Fergie Babes) y que son fieles a un estilo y a una tradición propia; una tradición muy reciente, todo sea dicho. Siempre recordaré cuando en Junio de 2003 el Real Madrid decidió no renovar a Vicente del Bosque después de haber ganado 2 Copas de Europa. Ahí se perdió la línea cultural merengue.

No es lo que haces, sino como lo haces. No solo en el fútbol, en la vida misma también. Si no dotas de significado tus acciones y por ende quien eres, no serás nada. Podrás levantar trofeos y acumular riquezas, pero la verdadera victoria no se reduce a ganar o perder, sino a formar parte de algo superior que da sentido a la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails