1/16 Copa del Rey

Noche de contrastes en las casas de los dos grandes de La Liga; esta vez en Copa, Copa del Rey. Esa extraña competición a eliminatorias donde los equipos pequeños elevan el valor de las victorias a la categoría de leyendas y las derrotas de los grandes se califican con demasiada facilidad de fracasos.

El Real Madrid tenía que superar en el Bernabéu el 4-0 de la ida ante el Alcorcón. Dentro de un clima de enrarecimiento propiciado por los medios de comunicación, los cuáles han señalado a Pellegrini como culpable de los males del equipo, los merengues salieron a darlo todo. Tuvieron varias ocasiones claras y sólo pudieron marcar un gol. El Madrid terminó eliminado en la noche de hoy pero ésto no debería afectar a las espectativas de mejora en las que está inmerso el club de Chamartín.

El Madrid sigue en fase de desarrollo después de un verano con cambio de presidente, directiva, cuerpo técnico y plantilla. Un cambio profundo. El equipo ha jugado mal pero ha ganado muchos partidos en los dos meses que llevamos de competición. Las individualidades (Cristiano, Casillas, Higuaín..) han permitido amortiguar los defectos durante la fase de crecimiento. El mal juego ha traído consigo derrotas. Algunas más llamativas, otras menos. La de Alcorcón en el partido de ida fue, por muchas razones, la más exagerada y el periodismo en un alarde de sensacionalismo sin precedentes (que ya es decir) la puso como icono del proyecto de Florentino. Más fácil, y más rentable, señalar un marcador abultado -desde luego que fue un marcador doloroso, no cabe duda- que hacerlo del partido contra el Tenerife en el Bernabéu (jornada 5), los primeros 30 minutos del partido de San Siro (Champions) o la primera parte en el Calderón contra el Atlético (jornada 10).

Imagen de la final de la temporada pasada

Por su parte, el Barcelona tuvo mejor fortuna en el Camp Nou. El juego fluyó como no lo había hecho durante toda la temporada. Y es que no me acababa de dar buenas sensaciones el FC Barcelona. Pese a sus 10 partidos invicto en Liga, sus goles o su liderato. Siempre ha faltado solidez. Lo digo desde la perspectiva de la autoexigencia de este equipo empezando por su entrenador. El Barça ahora mismo busca el fútbol estético y exitoso del año pasado. Esa es la vara por la que hay que medirlo.

La Champions no está siendo un camino de rosas para ellos (1 victoria, 2 empates y 1 derrota) y van a tener que pelear mucho en los dos partidos que les quedan en la primera fase si no quieren caer eliminados.

Guardiola es un tipo inteligente. Las rotaciones de jugadores contra el Mallorca y contra la Cultural en el partido de vuelta de hoy le permiten dar frescura a los jugadores importantes de cara a los compromisos de la Champions, recuperar a Messi (que está volviendo a marcar) a un buen nivel y permitir que hasta los canteranos o los jugadores menos habituales se sientan importantes. Y es que este Barcelona va a necesitar a todos al máximo rendimiento para superar la primera fase de Champions League y aguantar el envite del Real Madrid (no olvidemos que marcha segundo) en La Liga.

Todo lo demás es sensacionalismo. No se crean nada.

P.D. Goleadas del Atlético (6-0) y Sevilla (5-1) en casa.

10 comentarios:

Guillermo dijo...

Muy bien resumido. Real Madrid en proceso de formación, por más que la prensa insista en que hay que ganarlo todo desde ya, por el demagógico tema de la millonada en inversión.

En fin, creo que no deja de ser llamativa la eliminación del Madrid, aunque el que se sorprenda a estas alturas de que el fútbol tiene estas cosas.........

Muy bien el BarÇa, pasando por encima de todo el que se pone por delante. Pero es que estamos hablando de un equipo ya formado y producto de un proyecto deportivo largo y estable.

Por cierto, me encantaría que Pellegrini tuviera tiempo para demostrar lo gran entrenador que es. Espero que Florentino no ceda a la presión y se lo cargue antes de tiempo. El Madrid sólo puede mejorar, y cambiar de entrenador ahora es pan para hoy y hambre para mañana.

Irak dijo...

No puedo estar más en desacuerdo. El proceso de formación no debería existir en un equipo como el Real Madrid, fabricado desde el talonario y sin ninguna base deportiva, al más puro estilo PCFútbol.
Que no juegue bien es una cosa bien distinta a que un equipo de Segunda B te meta cuatro goles como cuatro soles (y los que podrían haber caido).
No hay más que ver el resumen del partido de ida para darse cuenta de que los jugadores del Real Madrid se sabían vencedores antes de jugar el partido y que iban ANDANDO. Tal cual. Y como el fútbol es un juego de INTENSIDAD y al cual se gana con INTENSIDAD (te llames Real Madrid o Polideportivo Ejido) si juegas andando y el otro equipo está de buenas pues te cae la de Dios.
Y eso es lo que no es tolerable. Que gente que lo único que tiene que hacer es jugar al fútbol, que es su trabajo y le pagan por ello no le ponga un mínimo de intensidad y encima se quejen.
Por eso amo todavía el fútbol de antes, el primigenio. Y es por eso también que me gusta el fútbol en general. Porque de la nada te puede venir alguien que le eche más ganas que tú y barrerte.
Es la magia del fútbol.

Julián dijo...

Hombre Irak,
desde luego que todos esperamos que el Madrid haga un fútbol fantástico y gane a cualquiera que le pase por delante. Pero no parece coherente exigirlo desde el primer momento.

Hay muchos casos recientes de grandes equipos que han conjuntado a superestrellas y no han funcionado (no han ganado nada). ¿Ejemplos?

El Madrid de la otra etapa de Florentino: no ganó nada en los últimos 3 años. El famoso Inter de Milán de Ronaldo, Vieri, Baggio... tampoco ganó nada. O mira el Chelsea que con toda su plantilla no ha sido capaz de levantar una Champions hasta la fecha.

En definitiva, los jugadores no te hacen ganar títulos, ni te garantizan pasar una eliminatoria aunque sea contra el Alcorcón. Además de la intensidad que tu dices, hace falta un entrenador con buenas ideas. Entrenadores como Guardiola, como Aragonés (hizo campeón a España después de tantos fiascos).

Pero para que los jugadores asimilen las ideas de un entrenador hace falta tiempo. Decirles a los jugadores "salir y hacer lo que podáis" no es lo mismo que explicarles táctica profunda. Hace falta tiempo.

Irak dijo...

Eso está claro. El problema es que en el Real Madrid no hay tiempo. Históricamente y más aún con el sistema de planificación deportiva de los últimos años.
Por supuesto que un equipo necesita aclimatación, unas bases, un entrenador con un mínimo de criterio... Pero para ganar al Alcorcón, con todos mis respetos, con un plantillón como el del Real Madrid tan sólo hacen falta unos mínimos que no se han cumplido.
Hablando de aclimatación, partamos de la base de que la planificación tanto deportiva como institucional ha obviado ese concepto. Desde las más altas esferas se ha comentado este hecho con la boca pequeña cuando todo el mundo sabe que cualquier traspiés va a poner al entrenador en la cuerda floja, sin el más mínimo atisbo de continuidad y siempre con la guillotina por bandera. ¿Qué confianza te da eso? Ninguna. Es más. ¿Qué jugador ha pedido Pellegrini? Ninguno.
Si el Real Madrid gana algo este año, será por la indudable calidad de sus futbolistas. No será ni por gran juego ni por un gran proyecto deportivo. Si el Real Madrid fracasa varios años seguidos (lo cual no creo) Florentino volverá a huir con el rabo entre las piernas y dejando a todos tirados. Como hizo antaño.
Pellegrini ha tenido el mismo tiempo que cuando llegó Guardiola al banquillo del Barça. Pero el Real Madrid no es el F.C. Barcelona. Ni Pellegrini es Guadiola.
De eso ya hablaré más adelante.

Julián dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que "la culpa" de la presión que hay sobre el equipo la merece la directiva.

Frases como: "la película promete ser una superproducción " o mensajes como ese que han dejado durante la pretemporada no ayudan a descargar de responsabilidad, sino todo lo contrario.

Pienso que si tú eres presidente o sec. técnico o lo que sea y sales y dices: "Muy bien, nos hemos dejado 250 millones pero este año es de transición" pues te evitas muchas cosas. Porque por mucho Madrid que sea nunca nadie ha conseguido lo del Barcelona de un año para otro. Lo que ocurre es que se te echaría la masa social encima..

Y otra cosa, el Barcelona consiguió lo que consiguió en un año manteniendo el bloque que ya le había dado ligas y una champions con Rijkaard. El Madrid este año lo ha cambiado casi todo.

Guillermo dijo...

De hecho, en la prensa se pudo leer (creo que fue un editorial de Marca) tras la eliminación ante el Alcorcón frases como "... ya no habrá triplete..."

Así que esto ya no tiene que ver con el asunto meramente deportivo. Se quiere ir contra lo que es el propio fútbol en sí, contra la lógica de que cuando reformas un equipo necesitas tranquilidad y paciencia, se llame Madrid o Alcorcón. Sobran las pruebas de enfrentamientos de equipos de primera que caen ante segundas y sengundas B (categorías en las que hay grandísimos jugadores salidos de las principales canteras de España y donde se reparte estopa para dar y tomar).

Así que yo creo que la culpa la tiene el entorno, más que los jugadores. Si Florentino y Valdano hubieran adoptado un discurso prudente desde principio de temporada, se hubieran cubierto las espaldas y se hubiera suavizado el tortazo de Alcorcón.

Aunque coincido con Irak en que no sólo es la eliminación, sino la forma de caer, por 4-1. Ahí es donde los jugadores debían evitar caer por un resultado tan abultado.

Julián dijo...

Sí, supongo que no son maneras. Un 4-0 es feo.

Irak dijo...

El entorno tiene mucha parte de culpa aunque al entorno lo que le interesa es "vender" sin importar el qué ni el cómo.
Pero lo que queda claro es que la directiva del Real Madrid no es ejemplar a la hora de planificar una gestión deportiva, aunque parece que ese ya es un mal endémico del fúbol moderno.
Desde el momento que puede venir un multimillonario ruso y fichar a todo bicho viviente a golpe de petrodólares el fútbol ya se ha ido al garete. ¿Por qué? Sencillo. Es su pasta, y por lo tanto puede exigir resultados inmediatos. La paciencia ya no existe y la planificación deportiva menos. ¿Y qué nos quedan? Figurines movidos por el dinero a los que sólo les interesa jugar para sí mismos, y que suelen ganar porque son los mejores y están en los mejores equipos.
Por eso me gusta este Valencia CF. En plena crisis institucional, al borde de la quiebra técnica, se ha sacado de la manga futbolistas que no han costado un duro o muy poco y ha podido reunir (no sin esfuerzo) a uno de los mejores ataques de Europa sin ninguna duda.
A falta de dinero se opta por la gestión deportiva y se ficha a un entrenador como Emery (que como esto siga así me va a tapar la boca pero bien y me voy a tragar mis palabras con patatitas). Y lo que es más. Disfruto viendo al Valencia CF como hacía tiempo no recordaba.
Enhorabuena.

Julián dijo...

Nos queda Guardiola, su filosofía futbolística, su respeto por el buen fútbol, por el sentido colectivo del juego, la estrategia y la disciplina.

Vamos a ver si el Valencia CF mantiene la línea durante el segundo tercio de la Liga. La verdad es que a mí también me cerrarán la boca si siguen haciéndolo así de bien.

Respecto al dinero y a los plazos depende de las manos en las que cae un club. Son maneras distintas de llegar a lo mismo: el éxito. El tener mucho dinero no es garantía de éxito seguro. Creo que es más cuestión de acertar con la filosofía. El Barcelona y el Manchester (23 temporadas con Alex Ferguson) son buenos ejemplos actuales de filosofías que triunfan independientemente de tener más o menos recursos.

Irak dijo...

Precisamente en mi anterior comentario iba a hablar de la última gran dinastía. El Manchester United de Sir Alexander Chapman Ferguson. Un escocés que está hasta los cojones de los dirigentes que sólo se meten en el fútbol para conseguir fama y que a golpe de talonario desmiembran a todo aquel equipo que apuntaba alto.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails