Atlético: Nadar o ahogarse

No hace ni un mes que analizaba el impacto de la llegada de Quique Sánchez Flores al Atlético de Madrid. Hablaba de que los colchoneros habían remontado el vuelo con el nuevo entrenador. En el Atlético hay tanta agitación que parece que no pasó un mes, sino un año. Tras cuatro partidos de Liga y otros cuatro de Copa es momento de aventurar lo que puede ser para ellos el final de esta temporada complicada y llena de altibajos. Dejaremos para más adelante los dieciseisavos de la Europa League de la próxima semana.


Desde que escribí el anterior artículo, el Atlético ha perdido una posición en la tabla (12º) y parece que se ha frenado su remontada. Se acabó el efecto Quique en la Liga, donde el equipo se hundió cada domingo (solo una victoria en cuatro partidos) dejando muy mala imagen ante Getafe, Málaga y Racing. Semana tras semana se agarraron a la Copa del Rey como si de una tabla de salvación se tratara: en el último mes han eliminado a Recreativo, Celta y van camino de hacer lo propio con el Racing (el jueves se juega la vuelta de las semifinales en Santander). Viene siendo sorprendente ver al mismo equipo ganar con comodidad -a veces incluso por goleada- los miércoles y verlo sufrir los fines de semana. Una transformación así no la recuerdo en ningún otro equipo. Pero con el Atlético de Madrid todo es posible.



Cada vez está más cerca el ver a Quique levantar un título en España. Quique fue estímulo y punto de inflexión, pero no solución. Con él, que no por él, vinieron los cambios en la plantilla. Salvio permanece inédito y Tiago, falto de forma, parece un jugador aprovechable. Uno de los méritos de Quique (le costó dar el paso) ha sido confirmar a De Gea en la portería. Aunque personalizar siempre es injusto, he de decir que Asenjo ha sido para mí el peor jugador del Atlético en lo que va de temporada. Seguido de cerca por Ujfalusi. Injusto o no, sigo considerando que muchos de los jugadores de la actual plantilla no tienen nivel para estar en este equipo. Un equipo Champions, no olvidemos. Lo que si está claro es que las diferencias siempre las marcó Agüero (líder futbolístico y espiritual de los atléticos) y algo de Reyes tras la marcha de Abel. La sensación desde fuera en lo que a aspectos deportivos se refiere es que la contradicción, la improvisación y la falta de planificación se han convertido en modus vivendi de la familia rojiblanca como consecuencia directa de la inestabilidad anclada desde hace años en los estamentos de poder.

Después de todo lo llovido esta temporada la final de Copa, que el Atlético de Madrid tiene casi asegurada, se presenta como una oportunidad histórica. Un equipo que hasta hace 20 años había tenido un palmarés similar, sino superior, al mismísimo FC Barcelona pero que ha ido perdiendo terreno en lo institucional con los blaugrana. De hecho, desde el año del doblete (1996) no levanta un título importante. Es el momento de nadar, ahora que la orilla está tan cerca. Pero, ¿y si se llega al otro lado del río? ¿Y si se gana la Copa? ¿Se calmará la sed de triunfos? ¿Servirá como acicate o volveremos en un año o dos a ver a la entidad rojiblanca de nuevo navegando en aguas revueltas? Tal vez es el momento de una profunda reflexión institucional.

3 comentarios:

Guillermo dijo...

Totalmente de acuerdo. Gran reflexión sobre el estado actual del club, que en realidad se trata de un estado recurrente en los últimos diez años. Sinceramente, no tengo demasiadas esperanzas en una revolución institucional del Atleti, aunque nunca se sabe.

Estoy de acuerdo en lo de Asenjo. Quizá no sea el principal culpable, y hay que agradecerle muchísimas paradas de mérito. Pero el estilo de De Gea me parece más sobrio y fiable a la larga si cuenta con confianza y minutos. De todas formas, habría que juzgar a Asenjo con una buena defensa, cosa que no ha tenido en ningún momento de la temporada, porque las carencias de un portero resaltan más con una zaga pobre. ¿Por qué ha mejorado Valdés su rendimiento en el BarÇa, por ejemplo?.

Por último, acabo de leer que García Pitarch se quedaría con esta plantilla para siempre. Comprensible, porque él los trajo, pero fiel reflejo de la mediocridad y pobreza institucional que vive el club.

Saludos

Matías Rodríguez dijo...

tal vez la situacion del aleti no sea la mejor, y de echo no lo es, pero tambien hay que aceptar que tiene un plantel por demas capaz, lo que lo ha llevado a la final de la copa del rey, y saldra de esto. me gusto mucho tu blog, interesante en toda su informacion, aceptarias un intercambio de links? un saludo

Julián Martínez dijo...

hola Matías,
gracias por visitar el blog. Encantados de intercambiar links.
Por lo que comentas sobre el Atlético siempre he pensado que para ser uno de los 5 equipos más poderosos de la liga española los resultados no le acompañan. Este año estan en la final de la Copa, pero la imagen que estan dejando toda la temporada ha sido muy irregular. Tal vez espero más del que ha sido para mí desde que soy pequeño el tercer equipo más fuerte.
Un saludo

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails